El lenguaje no verbal de los perros

El lenguaje no verbal de los perros

Un ejemplo clásico de comunicación no verbal es la que se establece con el perro. De hecho, el perro es capaz de captar el significado de nuestra comunicación a partir de una serie de señales no verbales, como la expresión, los movimientos, el tono de voz y otras manifestaciones, incluso inconscientes para nosotros, de nuestras emociones. Pero lo que no todo el mundo sabe es que los humanos también podemos aprender a comunicarnos con él, en gran parte utilizando un lenguaje no verbal.

Tabla de Contenido

    PEQUEÑO DICCIONARIO PARA HABLAR CON LOS PERROS

    Tener el control de los propios medios de "comunicación" y, por lo tanto, hacerse entender o respetar, o incluso saber "sintonizar" el propio lenguaje con el del otro ajustándose a una "buena escucha" parece más evidente si el objeto de la comunicación (el otro) es de otra naturaleza, en este caso me refiero a los animales y en particular a los perros.

    Cualquiera que haya tenido la oportunidad de compartir algún tiempo con un perro sabe que la comunicación entre humanos y perros es posible. Pero una comunicación precisa y un entendimiento mutuo minucioso necesitan compiladores que "traduzcan" nuestro idioma al suyo y nos permitan entender con suficiente precisión lo que los perros quieren decirnos y cómo.

    Hay que tener en cuenta una primera prueba crucial: los humanos tienen un lenguaje simbólico que permite la meta-comunicación (hablar de la comunicación), mientras que los perros no. Esta es una diferencia sustancial que siempre hay que tener en cuenta: podemos pasarnos horas discutiendo si lo que me dijiste tenía exactamente esa intención mientras que para los perros este doble nivel dialéctico no tiene sentido.

    La comunicación humana viaja en dos niveles: el contenido explícito (el verbal) y el "soporte" sobre el que descansa la comunicación (no verbal y paraverbal). Ahora sabemos con certeza que la eficacia de la comunicación entre los seres humanos favorece el segundo aspecto (no verbal y paraverbal) y que, en caso de incoherencia, el humano da crédito espontáneamente al no verbal.

    Por lo tanto, la comunicación con los perros se confía totalmente a los no verbales: los perros son excelentes descodificadores de nuestros no verbales, mucho más agudos que nosotros. El lugar común de los perros que "sienten" nuestro estado de ánimo no carece de verdad: su capacidad para leer hasta las más pequeñas señales que enviamos, junto con un sentido del olfato muy desarrollado que les lleva a detectar todas las señales químicas relacionadas con nuestro estado de ánimo, los convierte en excelentes intérpretes de nuestra raza.

    Si está claro cómo puede comunicarse con ellos, el área de interés común no es tan obvia. Los humanos nos comunicamos entre nosotros sobre todo, desde la última moda hasta la teoría de la relatividad. Los perros se comunican entre sí en base a otros intereses y a una escala de valores diferente. De hecho, no olvidemos que hay una descendencia directa de nuestro actual perro familiar de los lobos. Los lobos son cánidos sociales que viven en manadas y normalmente son depredadores de animales de tamaño considerable en comparación con el tamaño del individuo. Esto ha llevado a la especie a adquirir una comunicación interespecie extremadamente efectiva para todas las cosas sociales, de modo que pueden vivir en grupos sin matarse unos a otros, cazar en concierto con otros miembros y criar con éxito a sus descendientes.

    Sabemos mucho sobre la comunicación entre especies a través de estudios de los lobos, tanto en cautiverio como en la naturaleza. Nuestros perros, a pesar de ser perennes "bebés lobo" (neoteny) todavía parecen perfectamente capaces de comunicarse con sus ancestros, por lo que es posible asumir que los códigos de comunicación que se aplican a los lobos son igual de efectivos en nuestra búsqueda de un "diccionario" para comunicarnos con nuestros perros domésticos.

    El mensaje fundamental para un cánido social depredador viene dado por la estructura jerárquica del grupo en el que se inserta. Más allá de todas las consideraciones éticas, más o menos correctas, que el estudio de los paquetes ha puesto de relieve, en este tipo de sociedad es fundamental que cada individuo conozca cuál es la organización operativa de los miembros, a los que hay que recurrir en caso de emergencia, cuál es el lugar que ocupa cada individuo, cuáles son sus "derechos y deberes". Y si esto puede parecer un asunto menor, no olvidemos que la delicadeza en esta comunicación significa la salvación de la especie: si de hecho no estuviera claro (y ritualizado) si el comportamiento que el individuo actúa es para divertirse o para ser serio, estos animales pronto se matarían entre sí.

    Los perros probablemente han vivido con nosotros durante unos 15.000 años: en términos evolutivos es un tiempo suficientemente corto para haber cambiado drásticamente el sistema básico de comunicación. Esto significa que, incluso en una organización ambiental profundamente diferente, nuestros compañeros caninos todavía tienen una fuerte necesidad de los puntos de referencia que en la naturaleza les permitieron mantener la especie. Trata de imaginarte como un perro de la familia: dependes totalmente de la voluntad de un ser de otra especie para todas tus necesidades primarias (comer, beber, dormir, evacuar, etc.), eres "rebotado" de un lugar a otro (casa, coche, vacaciones, etc.) sin saber a dónde te llevan, cuánto tiempo durará, te dejan solo porque no sabes cuánto tiempo.... Sin entrar demasiado en la discusión en curso entre los estudiosos que se opone a los que creen que el perro de la familia identifica a sus cohabitantes humanos como parte de su manada o no, está bastante claro lo importante que es para nuestro perro entender cómo se hace la organización social en la que está insertado.

    Y aquí surgen los primeros "efectos de falso amigo": nosotros los humanos, inconscientemente, enviamos señales al perro que, en su "lenguaje", tienen un significado profundamente diferente de nuestras intenciones. Además, para nosotros los humanos son fundamentales algunas respuestas de nuestro perro familiar que a veces (o a menudo) no tienen ningún significado para él, si no peor, cuando están en abierto contraste con su naturaleza.

    El dilema no es tan insoluble como parece; sin embargo, es esencial, en mi opinión, convencernos de una suposición. Somos nosotros los humanos los que debemos dar el primer paso (y esfuerzo) para aprender el lenguaje de los perros antes de exigirles que aprendan el nuestro.

    Anuncio
    Y el único camino factible que parece haber dado grandes resultados hasta ahora es a través del estudio cuidadoso de la gramática y la sintaxis del lenguaje de los cánidos sociales (lobos y perros) y el alcance de la aplicabilidad, así como una profunda comprensión de las "razones de ser" de la raza. Sólo de esta manera, aunque con un "argot" que no siempre es correcto, será posible iniciar una "mesa de comunicación" con nuestros perros de la familia y luego pensar en enseñarles, al menos parcialmente, nuestra forma de comunicarnos.
    Existe una vasta bibliografía sobre este tema y un artículo ciertamente no puede abarcar todos los aspectos de la comunicación; sin embargo, es cierto que algunas macroindicaciones pueden ser útiles a nivel general, dejando que el individuo profundice en sus conocimientos y, sobre todo, que busque el sentido que mueve al perro y le hace actuar un determinado comportamiento (motivación).

    La primera macroindicación que parece fundamental para quien comparte la vida con un perro se refiere a las principales señales que el perro interpreta para aclarar la estructura social de la manada familiar en la que se inserta. La figura de referencia de una manada de cánidos (o líder o jefe de la manada) tiene la gestión de los recursos críticos, goza del respeto de todos los miembros de la manada y actúa como garante de la seguridad.

    Esto toma la forma de, entre otras cosas:

    Prioridad en el acceso a los recursos como la comida, posiciones críticas, prioridad en los saludos.
    Control de acceso y presencia en caso de alarma.
    Determinación de la dirección a seguir.
    Si traducimos esto en comportamientos y relaciones sociales entre el perro de la familia y el humano esto significa:

    ¿Quién come primero (cuántos perros reciben su comida antes de que nos sentemos a la mesa?
    Que duerme en los lugares altos y cómodos (sofás, camas, etc.).
    ¿Quién decide cuándo comienzan y terminan los saludos ceremoniales y los juegos (cuántos dueños, tan pronto como llegan a casa, saludan con celebraciones a sus perros que los han estado esperando en casa todo el día?).
    que controla los pasos críticos (umbrales, pasar primero por las puertas, etc.).
    ¿Quién determina si un evento es peligroso para la preservación de la manada (cuántos perros "defienden" agresivamente su territorio, su coche, su bol)?
    Los humanos damos un significado a ciertas acciones (por ejemplo, se le da comida al perro antes de la cena familiar porque es más fácil para la persona que la prepara) que sin embargo, en el lenguaje del perro, significan otra cosa (efecto de falso amigo). Para el perro es genéticamente fundamental leer la relación jerárquica de su jauría y, cuando no reconoce a un líder que actúa claramente como tal, en ausencia de cualquier otra cosa asume la difícil tarea de actuar este papel por sí mismo. Y, sí, se comporta en consecuencia.

    Sin embargo, es fundamental precisar que estas indicaciones son estándar y no pueden ni deben aplicarse siempre y al pie de la letra: de hecho hay perros con caracteres muy decisivos que necesitan compañeros humanos claros y con modalidades de comunicación sin excepciones, pero no olvidemos que la mayoría de nuestros perros, sobre todo si viven con nosotros desde que son cachorros, no necesitan que se les recuerde, en cada momento, quién es su figura de referencia. Por lo general, lo han aprendido perfectamente y sólo en algunos casos, o en ciertos períodos de su maduración (período juvenil, comparable aproximadamente a la "crisis" adolescente de los humanos) es necesario recordárselo. Lo que sin embargo es indispensable en todo perro, independientemente del carácter y del momento de la vida, es la coherencia no sólo personal (si el perro no puede subirse al sofá no puede hacerlo nunca, también cuando estamos deprimidos y necesitamos un montón de pelo para llorar) sino de todos los miembros de la familia en la que está inserto, para evitar que con algunos el perro piense que puede comportarse de manera diferente (típico es el caso en que el perro no gruñe a los adultos cuando le piden que les deje una presa que tiene en la boca mientras que la misma petición, hecha por el niño, hace que aparezcan gruñidos de aviso si no demostraciones de intolerancia). Aquí se explican entonces muchos comportamientos que a menudo los dueños no logran interpretar: perros que gruñen si tratas de quitarles el tazón o un juego o de hacerlos bajar del sofá, perros que "pellizcan" a los niños que los están torturando desde hace horas, etc.

    Es necesario subrayar que el respeto del perro debe lograrse a través de nuestra demostración, en su lenguaje, de autoridad; el autoritarismo, sobre todo si está condimentado con violencia, sólo conduce a tener un animal que no nos entiende y que basa su relación con nosotros en el miedo y no en el respeto. También debemos recordar que, sólo observando el comportamiento de los perros y los lobos, sabemos que la violencia, como fin en sí misma, prácticamente nunca se actúa: estos animales, de hecho, entre ellos, expresan un comportamiento que nosotros los humanos a menudo definimos como "agresivo" (típico es el caso de la pelea entre perros en el parque) pero que en realidad, si no intervenimos, casi nunca tenemos resultados perjudiciales. Los perros, de hecho, son excelentes "actores". Su comunicación está fuertemente ritualizada y es muy expresiva, pero responde a la necesidad natural de evitar en la medida de lo posible producir daños, porque un animal herido, en la naturaleza, tiene más riesgo de supervivencia.

    A esto hay que añadir otros dos elementos:

    A menudo pedimos a los perros que actúen en contra de su razón de ser.
    No leemos correctamente las señales no verbales que nuestros perros nos envían continuamente, (posición de las orejas, de la cola, postura, vocalizaciones, dirección de la mirada, señales tranquilizantes etc.) hasta el punto que, algunos perros, desaprenden a actuarlas a la fuerza de no ser entendidos.
    No olvidemos que las razas de perros son una operación genética totalmente humana, nacida con el propósito de elevar al máximo algunos rasgos somáticos y de carácter propios de algunos individuos. Es entonces por lo menos extraño pensar que se ha hecho tanto trabajo para garantizar a un animal una habilidad excepcional para sacar pequeñas presas de madrigueras muy estrechas y luego sorprenderse si, instintivamente, corre detrás e intenta atrapar al conejo de la casa o al gato o al corredor que encuentra en el parque.

    Nuestra suerte es que los perros están definitivamente interesados en adoptar actitudes de buena convivencia: esto hace posible, a través de un trabajo de comprensión y educación, explicarles que algunos "automatismos" no tienen razón de ser y que el corredor de turno no es una presa para ser capturado. Además, nuestra sensibilidad y preparación para comprender el lenguaje no verbal del perro es a menudo decididamente insuficiente: ya no basta, hoy en día, "haber tenido perros desde siempre" para poder leer su forma de comunicarse, sobre todo en una realidad social como la nuestra en la que se pide al perro "actuaciones diarias" fuera de sus características.

    También debemos recordar que detrás de cada señal no verbal que el perro envía hay una motivación, un estado interno que lo lleva a expresar ese conjunto particular de comportamientos. No existe, pues, a título de ejemplo, una explicación única para un perro que ladra y se agita cuando, con una correa, se cruza con otros perros en la calle: la razón por la que actúa ese conjunto de comportamientos no es unívoca y sólo un especialista en comportamiento canino es capaz, observando el conjunto del acontecimiento, de comprender si la reacción viene dada por el miedo o la intimidación, por el desafío o como señal de advertencia u otra. Ciertamente, muchos propietarios han adquirido, con el tiempo y con afecto, una cierta sensibilidad hacia el sujeto, aunque, sobre todo en el caso de los comportamientos que los humanos definimos como "patológicos", nuestras reacciones instintivas son casi siempre contraproducentes y presagian un empeoramiento del síntoma que no nos gusta (típico es el caso, en la situación mencionada, del propietario que regaña al perro levantando la voz o que lo arrastra, forzando el collar, alejándolo del otro perro o que se endurece en cuanto, a lo lejos, ve aparecer un perro).

    Vivir con un animal es una responsabilidad que, una vez asumida, es para toda la vida: tenemos "suerte" si nuestro perro es ese maravilloso peluche de dibujos animados con el que siempre hemos soñado, pero si no, siempre será nuestro deber no subestimar la situación y recurrir, como haríamos con un humano, a un especialista serio y preparado que nos explique las razones e indique las mejores estrategias para garantizarnos una relación serena y equilibrada. Todo esto sin olvidar, sin embargo, que el perro, maravillosa criatura que puede darnos tanto afecto y alegría, es un perro y como tal tiene derecho a vivir su "caninidad" sin convertirse en un adorno animado que vive encerrado en 4 paredes (aunque sea de un castillo) y ve la luz y el aire libre 3 veces al día, ¡sólo para un rápido viaje para hacer el orinal!

    Por lo tanto, es necesaria mucha paciencia, el deseo de aprender (los veterinarios y tal vez un buen educador de referencia son una ayuda fundamental) y mucha modestia en la relación con un ser diferente a nosotros pero profundamente complejo y fascinante.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos los usuarios en la web. Política de Cookies