Perros guías; Razas, habilidades y entrenamiento.

perros guia

El camino de un cachorro para convertirse en un perro guía para ciegos es largo y difícil. Sólo se eligen unos pocos. En este artículo proporcionaremos información sobre el entrenamiento, los diferentes pasos desde el nacimiento del cachorro hasta su crianza, pero lo más importante es que descubriremos que todos podemos contribuir a su camino de entrenamiento...

Tabla de Contenido()

    ¿Qué razas son las mejores y por qué?

    Podríamos ser directos y decir, que un perro, mientras más dinero cueste, mejor será, pero teóricamente cada cachorro podría convertirse en un futuro perro guía para ciegos, las dos razas más adecuadas son el Labrador Retriever y el Golden Retriever. Además de estos, también están el Pastor Alemán, el Pastor Belga y el Escocés o Collie, es decir, todas esas razas pacíficas, con un fuerte sentido de la dirección, atento y valiente. Estas son las características que hacen que los labradores y los Golden Retrievers sean los compañeros ideales de los ciegos.
    Este es un perro especial que tendrá una importante tarea para el resto de su vida. Por ello, no sólo se seleccionan las razas, sino que el propio cachorro debe estar en perfectas condiciones psicofísicas para poder realizar un curso de adiestramiento al final del cual se convertirá en el guía de un ser humano, que confiará en su amigo de cuatro patas en todo y para todo.

    ¿Cómo se asignan los perros guía?

    Según la ley Española los ciegos tienen derecho a recibir un perro lazarillo gratuitamente. Existen varias asociaciones para este fin, la más importante y extendida a nivel nacional es la once. Estas organizaciones se encargan de encontrar el cachorro ideal para confiárselo a la persona. La solicitud puede hacerse directamente a las escuelas de formación.  Una comisión del centro elegido evaluará los requisitos para la asignación. Una vez aprobada la solicitud, el cachorro seleccionado comenzará su programa de entrenamiento.

    ¿Cómo se entrenan?

    Tienen una selección de cachorros o incluso una guardería interna . El espécimen destinado a este fin debe ser perfecto desde el punto de vista genético y psicofísico. Por eso las escuelas de formación tienen granjas de cría propias o seleccionadas de las que llegan los cachorros de labrador y de dorado que se convertirán en guías perfectos.

    ¿Cómo?

    Su viaje no será corto o simple. En primer lugar, el cachorro tendrá que encontrar su primera familia de acogida que se encargará de su crecimiento desde el destete, de unos 3 meses, hasta los 10-12 meses. Este primer paso servirá para acostumbrar al cachorro a la vida diaria, a los estímulos, a los ruidos y a todos los imprevistos que se pueden encontrar durante un día familiar normal. Durante este período, el cachorro se aclimatará a la casa, a los hábitos domésticos, pero también a los lugares públicos y al aire libre, a estar entre la gente y a comportarse bien con los miembros de la familia y los extraños.

    ¿Podemos ayudar a entrenar a un perro guía?

    Por supuesto, porque potencialmente cualquier familia puede convertirse en una familia de acogida. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas cosas antes de hacer un compromiso tan bello pero, al mismo tiempo, algo desafiante. Este importante papel se llama paseador de cachorros. No hay un término Español equivalente. En términos sencillos, es la persona o personas que acompañan al cachorro en sus primeros meses de crecimiento o, si queremos traducir el término caminante, en sus primeros pasos... Por eso es un papel fundamental.

    5 Cosas que debes saber si quieres convertirte en un paseador de cachorros

    • Es importante que la familia o las personas que cuidarán de su cachorro en su primer año de vida sean capaces de ofrecerle un entorno acogedor, sereno y estimulante.
    • Todas las actividades que se realizarán en la familia junto con el cachorro tienen como objetivo desarrollar aquellas características de comportamiento que son fundamentales para un perro lazarillo: Sociabilidad, obediencia, sentido de la orientación, seguridad en la acción.
    • Cada miembro de la familia debe ser consciente de que el cachorro sólo está en acogida, por lo tanto no es un perro de propiedad y pronto dejará la familia para el propósito al que está destinado desde su nacimiento.
    • Como no tiene dueño, no se excluyen los controles y, en ciertos casos, el centro puede incluso decidir llevarse el perro y colocarlo con otra familia.
    • Los gastos de mantenimiento del cachorro son pagados por la asociación. A la familia se le dan todas las instrucciones necesarias para llevar a cabo esta tarea durante los meses de recepción, así como una correa, un collar, un plato de comida y un cepillo para el cuidado y la limpieza del cachorro.
    • Después de unos 10 meses, el cachorro será un perro joven listo para ser evaluado por el centro de entrenamiento de origen y, si es reconocido como listo y adecuado, se someterá al programa de entrenamiento real para perros guía.

    De cachorro a perro guía

    A los 10-12 meses, el perro se traslada de la familia de acogida a la escuela de adiestramiento durante unos 6-7 meses. La duración del entrenamiento depende de la velocidad de aprendizaje del perro. Durante los últimos 15 días, el ciego y su familia serán alojados en el centro de entrenamiento, donde recibirá el entrenamiento necesario para ser guiado por el perro. En el centro, el perro, gracias a entrenadores especializados, no sólo aprende a superar los obstáculos que se pueden encontrar en un paseo "normal" por la ciudad, sino también a comportarse adecuadamente en diversas situaciones problemáticas o inesperadas.

    Los métodos utilizados excluyen cualquier acción coercitiva, sino que se basan en el refuerzo positivo de las habilidades y el comportamiento del perro a través de una recompensa. Si el perro no rerponde a ciertos estímulos, se le deja libre para que lo haga sin restricciones. El proceso de entrenamiento implica actividades diarias que se vuelven más desafiantes a medida que su perro progresa. El perro guía aprende a reaccionar a unas 30 señales acústicas (órdenes), que permitirán al adiestrador guiarlo en la dirección correcta o señalar lugares y obstáculos inesperados.

    Durante la formación, también aprende a reconocer los obstáculos y a reaccionar en consecuencia. Aprende a ir recto, a distinguir la derecha de la izquierda y a señalar o sortear obstáculos de todo tipo: En el suelo, a los lados, a la altura de los ojos. Pasarelas, escaleras, puertas, taquillas, asientos libres y transporte público son parte de su entrenamiento. El obstáculo es señalado por el perro mediante una parada, es decir, se detiene ante cualquier imprevisto. Una escalera, por ejemplo, es un obstáculo para una persona ciega que el perro le indicará que se detenga antes de subir y también antes de bajar.

    El perro lazarillo es consciente de que tiene un papel fundamental y cuando usa el mango sabe que debe guiar a su amigo ciego. Sólo cuando lleva una correa normal puede comportarse como un perro de compañía normal.
    Al final del "período escolar", el perro se someterá a una prueba para evaluar las habilidades reales adquiridas, antes de ser confiado a la persona ciega.

    Los perros que no se consideren adecuados para acompañar a un ciego encontrarán un alojamiento adecuado como mascotas.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos los usuarios en la web. Política de Cookies